Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revivimos? [Anuncio Global]
por Ulric Krauser Dom Dic 02, 2018 9:51 am

» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm


Teil 1: Wie wir uns trafen? (Privado con Matias Warner)

Ir abajo

Teil 1: Wie wir uns trafen? (Privado con Matias Warner)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 03, 2012 3:07 am

Era una noche fría como las demás, el invierno acosaba a los ciudadanos de Tokio de una manera increíble, sin darles el gusto a salir y eso acortaba la diversión de otros, el frio era el enemigo humano y eso el pequeño demonio travieso se daba cuenta, aunque eso no impedía que él se divirtiese, todo lo contrario, después de vivir tanto tiempo en la ciudad, encontró miles de formas para divertirse, algunas más llamativas que otras pero cuando se trataba de humanos, siempre eran mejores, en especial en días fríos donde todos eran algo mas… débiles.

Mephisto desde hacía unos días había estado frecuentando a un joven estudiante haciéndose pasar por un tutor que daba clases domesticas, y aunque en el anuncio decía clases de alemán, cosa que el sabía bien hablar y demás, jamás especificaba como las enseñaba, y el pobre alumno la paso muy mal, aunque no al principio, todo lo contrario, Mephisto quería divertirse un poco más de tiempo, así que primero empezó normal hasta que no pudo más y le hiso la vida ciertamente imposible al joven, primero que le enseño palabras vulgares haciéndole creer que son saludos, luego a escribirlas y otras cosas, haciendo que el pobre estudiante acabase suspendiendo la asignatura en el examen de ingreso a un colegio de alto nivel y Mephisto no se lo perdió por nada del mundo, yendo hasta para ver las notas que se colgaban en los muros del centro estudiantil, y ahí mismo se rio por la nota tan baja que obtuvo el chico y lo peor es que sus padres le pagaron por esas clases.

Tras esa visita se fue directamente a comprar unos dulces, lo más divertido de hacerse pasar por profesor o por otra persona, era la ropa, le encantaba disfrazarse solo para molestar a los demás, ahora mismo traía unas gafas y un abrigo mediamente elegante, con una bufanda ya que dios, hacia frio aun siendo el demonio, aunque su energía y entusiasmo lo mantenían bien caliente por la emoción de haber fastidiado a otro ser humano, sonreía amplio mostrando sus colmillos afilados, no eran tan afilados como el de los vampiros pero si los tenia, aparte de que no solo de arriba sino también de abajo, sus orejas mediamente puntiagudas le daban un aspecto curioso, al menos nadie sabía que era demonio y eso que en esa ciudad habían unos seres llamados pets demonio, aunque comparándose, Mephisto no tenia alas como otros y mucho menos cuernos, eran diferentes tipos de demonios, habían miles de razas demoniacas en el infierno, y Mephisto solo tenía la cola pero bien oculta bajo su ropa, y bueno, si se enfadaba y usaba su poder, lo único que cambiaba en el eran cosas pequeñas como que sus orejas crecían, su mirada se volvía algo mas tenebrosa, sus uñas crecían… vamos cosas sin importancia pero Mephisto pasaba de eso, no le interesaba ni le pareció divertido, ni para asustar a las personas.

Caminaba por las calles oscuras preguntándose si podría molestar a alguien más, aunque de profesor ya no veía mucha diversión, así que pensaba en que personaje se pondría ahora para divertirse, podría elegir un entrenador de beisbol y joder un partido de la liga, no… demasiado vistoso, aunque tenía su encanto, maldición había demasiadas cosas divertidas, debería hacerse una lista… metió sus manos en su gabardina negra y suspiro viendo el humito blanco que se formaba en temporada fría y no pudo evitar sonreír, el invierno siempre tenía una temperatura, jamás variaba así que aquellas pequeñas cosas le encantaban, y más cuando caía la nieve.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.