Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revivimos? [Anuncio Global]
por Cassian Jue Oct 18, 2018 12:59 pm

» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm


Rei Kamenashi

Ir abajo

Rei Kamenashi

Mensaje por Invitado el Dom Sep 18, 2011 3:26 pm

Nombre: Rei

Apellido: Kamenashi

Apodo: Reichii -se lo puso su madre-, pero pobre del que lo llame así

Edad: 23 años

Sexo: Hombre

Rango: ---

Empleo: Escritor (escribe de todo: novelas, poesía, teatro, guiones, historias de videojuegos...)

Orientación sexual: Homosexual -seme-

Descripción psicológica: Su carácter está dividido en varias fases. Cuando lo conoces, te encuentras con un hombre huraño, poco hablador, malhumorado y al que no interesa nada. Es algo violento, agresivo, muy primario. Si tiene sueño, duerme; si tiene hambre, come. Además, tiene una malsana obsesión con hacer las cosas a su manera y saltarse todas las normas posibles -ya sean de entrega de manuscritos, de etiqueta o de educación básica-. A simple vista, parece como si odiase a todo el mundo, pero en realidad solo se trata de desconfianza. De desconfianza y miedo a la traición. Es muy complicado que se abra a nadie, pero cuando lo hace se convierte en una persona completamente distinta.

Una vez que has conseguido atravesar las murallas con las que se protege te topas con una persona apasionada, que ama el arte, llena de buenos sentimientos, que no suele mostrar de buenas a primeras. No soporta ver como sus seres queridos sufren, antes prefiere sufrir él por ellos; tampoco aguanta las lágrimas, porque le hacen sentir miserable e incapaz de ayudar. No le importa acabar lastimado si de esa manera hace algo por los que quiere -que suelen ser muy pocos, contados con los dedos de una mano-.

Es extremadamente inteligente, tanto que no mucha gente puede seguir sus razonamientos o sus retorcidas ideas, y posee una imaginación desbordante. Crea historias profundas y sentimentales, capaces de llegar a cualquier persona que tenga nervios en el cuerpo. Pero casi siempre hace que su final sea triste. Le cuesta decir lo que piensa, y suele utilizar mucho las indirectas y los rodeos. En ésta fase, muestra un humor ácido e irónico, aunque no puede evitar ser serio la mayor parte del tiempo.

En el amor es incondicional y obstinado. Le cuesta darse cuenta de sus propios sentimientos, siempre tratando de huir de la verdad, pero cuando finalmente los acepta va a por todas. Es romántico, amable y dulce, y no se rinde por muchos palos que le den. Es celoso y a veces no puede evitar ser sobreprotector, pero no soporta la idea de que a su pareja le pase algo. En cuanto al sexo es insistente y lo hace con intensidad, buscando el máximo placer para ambos. Es gentil y evita el dolor todo lo posible, aunque eso signifique tener que ir al baño a aliviarse solo.

Y la tercera y última fase (a la cual únicamente dos personas han llegado) es muy parecida a la segunda, solo que esa ligera timidez en cuanto a expresar sus sentimientos desaparece, convirtiéndose en una persona sincera y abierta, que ríe y sonríe cuando tiene ganas y no oculta sus sentimientos.

Descripción física: Si observas a Rei rápidamente es probable que lo que más te llame la atención de él sean sus grandes y expresivos ojos rasgados de un profundo color zafiro, o su cabello fino y despeinado del mismo tono. Si sigues mirando te darás cuenta de lo pálida y fina que es su piel, lo bien proporcionada y recta que es su nariz, y lo suaves y carnosos que son sus labios, siempre curvados en una leve sonrisa.

Es bastante alto (mide algo más de 1’85), y su cuerpo es delgado pero fibroso y con músculos bien desarrollados a causa de el entrenamiento militar al que se somete continuamente. En su escultural pecho tiene una cicatriz blanquecina y zigzageante que llega desde la clavícula izquierda hasta la cadera derecha, recuerdo de su pasado marcado por la violencia y la supervivencia incierta. Además de ésta, tiene bastantes más cicatrices cubriéndole cuerpo. Por ejemplo, en el gemelo izquierdo tiene un corte que le llega desde algo menos de la mitad de éste hasta el tobillo, y en la espalda esconde otro cercano al flanco derecho, que de vez en cuando le causa fuertes dolores.

Por otro lado, acostumbra a vestir de un modo “elegante pero informal”. Suele llevar pantalones de colores oscuros o vaqueros desgastados, camisas de colores lisos y discretos, jerséis finos o chaquetas de punto con camisetas poco adornadas debajo. También tiene debilidad por las americanas, y suele llevarlas en ocasiones más especiales.

Gustos:
- Cocinar. Dedica muchas tardes de aburrimiento a crear montones de platillos que, naturalmente, después se come. Y queda claro que otra de sus pasiones es comer. Adora sobre todo la comida tailandesa con mucho picante, aunque a veces le hace daño en el estómago. Salta a la vista que no le importa demasiado.
- Hacer deporte. A pesar de recordarle a su pasado en el ejército y, posteriormente, en la calle, le gusta mucho ejercitarse, a veces hasta límites exagerados, para desahogarse y quitarse problemas engorrosos de la cabeza. A llegado incluso a desmayarse por el esfuerzo.
- Leer. Desde pequeño devora libros y libros, sin importarle la temática. Todos tienen algo que contarte, no importa sobre que sea.
- La música. Muchas veces prefiere quedarse en su casa, tumbarse sobre su tupida alfombra y poner música clásica. Cierra los ojos y se deja llevar por ella, imaginando que el mundo de pesadilla en el que vive no existe realmente, transladándose a los teatros del siglo XVII, rodeado de aristócratas. Adora fantasear sobre cualquier tema, por eso no es raro que tengas que repetirle algo varias veces porque no te escuche.
- Le agradan las noches con luna llena, las playas vacías y el ruido de la brisa meciendo las hojas de los árboles. Le relajan y le traen inspiración.

Odios:
- Las órdenes estúpidas que carecen de todo sentido pero que hay que cumplir a costa de lo que sea.
- Las cosas dulces, le provocan nauseas.
- Aborrece el calor, le hace sudar y le amodorra.
- La luz artificial. Prefiere trabajar con la luz del sol, y por la noche prefiere encender velas aromáticas. Su luz es mucho más agradable y tranquilizante.
- Las lágrimas. No sabe como pararlas y le molestan mucho, ya que se siente culpable al verlas.
- Las muchedumbres, el jaleo o las aglomeraciones, y los lugares cerrados en los que él es el centro de atención. Le agobian y sacan lo peor de él. En especial las entrevistas o ruedas de prensa.

Historia: Rei nació en un pequeño pueblo agrícola, en el que abundaba la incultura y la pobreza. Las familias tenían lo justo para comer, el afán de medro brillaba por su ausencia. Al principio no le importó. Jugaba con sus amigos, ayudaba a su padre con el campo... No conocía tampoco grandes lujos, así que era feliz con su vida sencilla. Cuando creció se dio cuenta de que estaba estancándose al igual que se estancaron sus padres. El desencadenante de todo esto fue la muerte de su hermana, con solo 10 años de edad, porque en el pueblo no hubo medios médicos para salvarla. Esto le afectó tanto que decidió salir de aquel lugar y progresar, y cambió su dulce carácter de entonces por algo más parecido al actual. Con apenas 7 años ya estaba desengañado de la vida. El día en el que se arrodilló a llorar frente a la tumba recién colocada de su hermana en el cementerio dejó de ser un niño para siempre.

Descubrió su vocación literaria muy poco después. Se encerraba en el sótano con una vela y un cuaderno para escribir historias, que después continuaba en sus sueños. Fue distanciándose de los demás niños, porque no los necesitaba. Tenía su fantasía, ¿para qué más? Poco a poco, sus ganas de progresar fueron aumentando. Pero sus padres no estaban del todo de acuerdo. Él deseaba llegar a ser escritor, pero ellos no podían costear sus estudios, ni pagarle una habitación en una gran ciudad, y querían que se hiciese un hombre de campo de provecho. Se sucedieron así numerosos encontronazos familiares, que finalizaron el día en que, con 16 años y una mochila a la espalda, Rei se escapó de casa.

Pasaron los años, yendo de una ciudad a otra, pasando por todo tipo de trabajos, hasta que por fin consiguió asentarse en las afueras de Tokyo, con un sueldo bastante pobre de camarero en un bar nocturno. Entre tanto, consiguió entrar en la universidad tras mucho esfuerzo y perseverancia. Pero aún con todo, no tenía suficiente dinero para vivir. A la edad de 18 años se metió en el ejército, donde se entrenó duramente para matar, y donde fortaleció definitivamente su rígida máscara. En medio del entrenamiento de soldados, tuvieron un ataque de un país cercano, en el que no tuvo más remedio que dejar morir a su mejor amigo para poder ganar la batalla. Tras todo aquello abandonó el ejército, incapaz de volver a vivir una situación así, pero volvió a encontrarse con el mismo problema de inicio. No tenía que comer. Comenzó a frecuentar barrios peligrosos y a mezclarse con gente poco recomendable. Aplicó todo lo que había aprendido en el ejército para robar y aprovecharse de la gente. Procuraba no herir demasiado a nadie, ya que aún entonces imágenes de la carnicería que había presenciado escasos meses antes le perseguían en sus pesadillas. Pero todo esto acabó una noche 3 años después, cuando intentando robar algo a una pareja su propio hermano –que era policía- se lo impidió, protegiéndolos, recibiendo una herida en la rodilla que le impidió andar con normalidad para el resto de su vida. Esto hizo que dejase la violencia para siempre, aún si debía pasar hambre.

Unos meses después una editorial poco conocida publicó su primer libro, y en pocos tiempo ambos se hicieron famosos. Actualmente vive en una casa de dos plantas bastante lujosa, rodeada de zonas verdes y separado de la contaminación y del ruido en las afueras de la ciudad.

Imagen del personaje:
Spoiler:
]

Extras:
- La cadena que lleva en el cuello. Es de plata dorada y de ella cuelga un anillo, que es mucho más importante que la cadena en sí. Se trata del anillo de compromiso de su hermano, que murió de una septicemia unas semanas antes de casarse debido a una herida letal que se hizo en un accidente de coche. Tras unas horas de sufrimiento murió, pero antes le pidió a Rei que cuidase del anillo con su propia vida, como había hecho él. Sería capaz de matar si alguien lo tocase.
- No tolera el alcohol. Con beberse un cerveza solo ya se vuelve loco, y hace cosas que jamás haría estando sobrio.


Nombre de la serie/manga/videojuego a la que pertenece: Amai Jouken

Nombre real del personaje: Sonobe Munekazu

Spoiler:
"No hay heterosexuales en las trincheras"


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Rei Kamenashi

Mensaje por Kaltz el Jue Sep 22, 2011 2:47 pm



Recuerda pasar por el registro de físicos.
avatar
Kaltz

Mensajes : 485
Localización : ...
Humor : ...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.