Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm

» Ficha de Ukyo
por Ukyo Vie Dic 06, 2013 7:47 pm


Prácticas (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prácticas (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 04, 2011 6:43 am

Después del fracaso de su primera misión (porque salir heridos había sido un fracaso por mucho que hubiesen defendido la mercancía con éxito), Bernardo había querido instruirlos en algunas artes antes de volver a involucrarlos de lleno en otro conflicto o encargo. Estaba preocupado por el pequeño elfo y era comprensible, ¿pero por que se preocupaba por él? Solo había tenido un descuido muy tonto que no volvería a repetirse.

“Precisamente porque fue muy tonto tienes que practicar” se imaginaba a su jefe temporal decirle eso con una cara y una voz de madre que le taladraba la cabeza día si y día también. Era un hombre que insistía e insistía y al final ya todo daba igual y acababas diciéndole que si solo para que se callase. Además no estaba en condiciones de negarse después de haber sido completamente inútil en los meses que estuvo sin poder levantarse de la cama y teniendo ayuda incluso para ir al baño o bañarse. Aún no se acostumbraba para nada a una vida llena de comodidades, y aún con advertencias de por medio algunos días se quedaba dormido en algún rinconcito del suelo junto a la ventana. Levantarse por las mañanas con el olor del desayuno y unas voces que le preguntaban como había dormido era tan de cuento que no sabía si ser feliz o seguir desconfiando.

Por la mañana madrugaron entonces para ir a las afueras, a un campo propiedad del mafioso donde pasaba alguno de sus ratos sin molestar a nadie en particular. Cogieron el coche y pusieron rumbo hacia allí después de un desayuno que ocupaba toda la mesa del salón justo como la cena que les había ofrecido al llegar. Era tonto como le resultaba de lejano ese día siendo que solo habían pasado unos... ¿dos meses? ¿Dos y medio? Había perdido la cuenta. Solo sabía que había podido levantarse de la cama, el médico que insistía en llamarle “Ruki” le había quitado los puntos y podía volver a caminar sin ayuda de nada ni nadie. El elfo también parecía estar mejor de toda la refriega por la que habían pasado y cuando pudo bajar vio que la casa estaba completamente restaurada. Incluso llegó a preguntarse si Angelo había salido con vida: le debía cigarrillos.

Mirando por la ventana veía pasar a toda velocidad los árboles que cubrían el camino de tierra. El coche saltaba por los baches y la tierra suelta mientras que por suerte el calor de fuera no se notaba dentro del vehículo acondicionado. Acomodándose en el sillón, Riki miró a Bernardo y luego a Rokuta, que parecían haberse entendido desde el primer momento. Abrió la boca para llamarle por su nombre y captar algo de su atención....

-....... ¿Y qué decías que íbamos a hacer exactamente? -olvidando su nombre preguntó directamente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prácticas (Privado)

Mensaje por Invitado el Vie Sep 16, 2011 4:36 pm

-¿Que vamos a hacer exactamente?-repitió la pregunta cuan loro - Se me ocurren unas cuantas cosas que hacer pero tienen alto contenido erótico-festivo y no quiero que las orejitas de mi elfo se caigan a cachos- silencio incómodo - Aunque sospecho que no me preguntabas lo que pasaba por mi mente jijjjiji- rió tontamente - Pues veréis jovecitos míos. A causa del desastre ocurrido hace ya dos meses, o más, he decidido que haréis unas prácticas de tiro... por si las moscas. Todos los presentes sabemos lo peligroso que puede ser “salvarle el culo” a un mafioso como lo soy yo, así que con estas clases prácticas aumentaremos los reflejos y la capacidad de concentración de vosotros dos. Lo digo, sobretodo, por los errores cometidos hace dos meses- soltaba el sermón y miró a Riki de reojo a ver si se daba por aludido. Mientras el coche llegaba hasta un terraplén y se aparcaba bajo unos frondosos pinos.

El lugar era un pequeño descampado rodeado por un espeso y profundo bosque el cual servía de aparcamiento donde dejar el coche para poder seguir el camino a pie. Allí se encontraba a kilómetros de la civilización. Aparcados cerca de donde se encontraban ellos encontramos dos coches más.

- ¿Lo entendéis? Que conste que no podéis negaros ya que hago esto por vuestra seguridad, la mía, para que mis coches no salgan perjudicados la próxima vez- se acordaba de su Mercedes que estalló cuan petardo - y... para pasar el rato que me aburro en mi casa- dijo sin contemplaciones mientras bajaba del coche sintiendo como el sol impactaba en su blanca piel.

Sacó del maletero una mochila con agua y algo de comida por si les daba hambre. - A partir de ahora iremos a pié hasta un descampado que se forma en el bosque. Un kilómetro y medio en aquella dirección - señalo a un escondido camino de tierra que se perdía bosque adentro. Comenzó a caminar.
-Que conste que para esta “misión” he tenido que pedir ayuda a dos de los mejores tiradores del país- dijo con la frente en alto pero era mentira ya que esos dos mejores tiradores del país trabajan para él y no son nada más y nada menos que Claus y Alejandro, sus mayordomos.

-Espero que aprendáis algo durante el día-
mira quien fue a hablar, que algunas veces mete tiros con los ojos cerrados.

Después de un rato andando a paso ligero llegaron al susodicho descampado en el cual se veía un tronco tumbado en el suelo que servía de peana para los objetos a abatir y en una esquina, apoyados bajo un árbol, Claus y Alejandro los cuales saludaron casi al unísono.

-Buenos días- saludo Bernardo amigablemente como quien ve a unos amigos para irse de fiesta -¿¡Todo eso es para hoy!?- se echó las manos a la cabeza cuando vio todo el armamento colocado en el suelo. Allí se podría abastecer un ejército. Tenías desde arcos y ballestas, pasando por pistolas de pequeño calibre hasta llegar a un lanzagranadas, y no se si tenían un lanzamisiles en uno de los coches que habían dejado atrás.
-Exagerados, si sólo vamos a disparar a un par de latas. Que tampoco quiero que de aquí salgan a alistarse en la marina- dijo con la voz algo subida de tono.

-Lo sentimos- dijeron

-Bah, da igual. ¿Por donde empezamos?- miraba todo aquel despliegue armamentístico mientras se frotaba las manos. Por supuesto que el también iba a practicar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prácticas (Privado)

Mensaje por Rokuta el Miér Nov 16, 2011 4:27 am

Aquella mañana tuvo que madrugar más de lo usual, a él no le gustaba levantarse tan temprano, pero Bernardo se había empeñado en entrenarles aún cuando al rubio no le gustaba mucho la idea. En fin, sabía que debía de hacerlo viviendo en la casa de un mafioso, pero la verdad es que no esperaba que nada más terminar la recuperación de Riki se fuesen al campo de entrenamiento, creía que era un poco precipitado, aunque tal vez se equivocaba. El chico parecía estar en perfectas condiciones, además de que no había sido muy fácil hacerle quedarse en cama tanto tiempo, era un poco inquieto para esas cosas y parecía que quería empezar a moverse cuanto antes, sin tener muy en cuenta su salud. Quien sabe, puede que aquel entrenamiento aunque fuese a ser cansado, pues estaba seguro de que lo sería, fuese divertido después de todo.

Mientras iban en el coche bostezaba y estiraba un poco los brazos para poder desperezarse, esperaba que con el aire del exterior se le quitase toda esa pereza de encima, aunque con el calor que venía de fuera no lo creía del todo posible, pero bueno. Aquellos baches del camino ya eran suficientes para ir sacándole de su sueño. Miró a Riki por la pregunta que le hizo al mafioso, guiando la mirada hacia el de cabellos verdes ya que él también sentía aún un poco de curiosidad, pues no sabía que clase de entrenamiento irían a hacer. Pero la respuesta de Bernardo hizo que riese de manera suave, estaba claro que sus orejas no se iban a caer a cachos, aunque pudo entender el mensaje. -¿Unas prácticas de tiro? no creo que sea muy bueno para eso- y no mentía, aunque podía que tuviese buena puntería no era lo mismo manejar un arma de fuego, no le terminaba de convencer la idea, además de que según sabía el retroceso que tenían las armas hacía que se desviase un poco el tiro.

De nuevo rió un poco por el comentario de que se aburría en su casa, bajando del coche junto a los otros dos y notando el calor que hacía fuera. Su primer instinto fue volver al coche para estar con el aire acondicionado, pero no podía perder el tiempo de esa manera así que se quedó donde estaba. Afirmando a todo lo que decía el peliverde le siguió por el camino hasta llegar al descampado, viendo a los dos mayordomos y la cantidad de armas que habían llevado junto a ellos. ¿De verdad todo eso iba a ser necesario? en fin, no era como si fuesen a cazar elefantes, tan solo iban a practicar un poco de tiro, pero tal vez quería que aprendiesen a usar cualquier clase de arma por si acaso. Miró al mafioso cuando se frotaba las manos, sonriendo con suavidad ya que parecía divertirse con todo aquello, él mientras se dedicó a examinar cada arma que por allí había, muchas de ellas sin saber siquiera para que servían.

-Tal vez deberíamos de empezar utilizando las armas más sencillas- hablaba más por el que por Riki, pues lo ocurrido hace unos meses le demostró que él si que sabía manejar armas, aunque tal vez por la situación se puso nervioso y por eso había fallado el tiro. Muchas de esas armas hasta incluso creía que eran demasiado grandes para él, seguro que eran pesadas por lo que pensó que el entrenamiento no solo sería para entrenar los tiros, si no también para entrenar el cuerpo.
avatar
Rokuta

Mensajes : 50
Localización : Vagando por las calles
Humor : Alegre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prácticas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Dic 05, 2011 6:27 pm

Se había dado por aludido del todo. Y por eso desvió la vista y miró por la ventana cuando Bernardo había continuado con la explicación, siendo consciente de que había cometido un error de novato cuando se suponía que tendría que estar haciendo la vigilancia de la casa. Al “aceptar” de algún modo aquel trabajo se había sentido como en los viejos tiempos, y la nostalgia no había tardado en aparecer hasta distraerlo y dejarse sorprender por el enemigo. Por supuesto, no podía decirle aquello a su jefe o lo tendría detrás dándole besitos en la frente para recordarle para quien trabajaba ahora y que dejase de indagar tanto en su no tan lejano pasado. ¿cuanto había pasado? Dos... ¿tres años? El tiempo se le había hecho eterno en el Mercado, y mucho mas con los numerosos intentos de huida que había tenido. Las clases de tiro le hubiesen venido bien para aquel entonces, ya que los puños y las peleas cuerpo a cuerpo no habían logrado nada por si solas.

Cuando al fin bajó del coche, teniendo por fin claro a que dedicarían la tarde de aquel día, se estiró y apreció el buen tiempo que azotaba aquella parte de las afueras. El sol apretaba tanto que su ropa negra pareció recalentarse enseguida, y estuvo realmente tentado a quitarse la camiseta. Se abanicó con la mano y emprendió el camino junto a los otros dos, mirando a sus alrededores. Por aquellas zonas no habitables solían siempre esconderse algunas bandas o rufianes que no tenían un lugar propiamente dicho para vivir. Se preguntaba si Bernardo tendría intenciones de acampar en aquel despejado solar, ya que no lograba ver nada parecido a una casucha cerca. Los dos hombres que les esperaban tampoco parecían estar vestidos para la ocasión, y mucho menos con aquella gran exposición de armas de guerra. Riki miró al elfo, estando parcialmente de acuerdo con sus palabras antes de agacharse e intentar coger una de las armas mas grandes, con una culata enorme y un cañón muy grueso.

-Entiendo lo de la pérdida del mercedes, pero con esto parece que quieras emprender una cruzada en venganza. Solo era un coche... -intentó cogerla, y tuvo que emplear ambos brazos para alzarla y estabilizarla en uno solo. Notó que estaba ardiendo por el sol- ¿Vamos a disparar a latas o a cazar jabalís? -miró las ballestas, levantando la vista para observar a uno de los hombres que se había acercado haciendo sombra sobre él. Con un gesto y una sonrisa le señaló las armas mas pequeñas, pasando a explicarle que era mejor calibrar primero con algunas de menos peso e impulso a la hora de la detonación. Riki recordaba que en la casa solo se había defendido con una palanca y tuvo que finalmente aceptar la ayuda.

-Ten esto. -cuando se levantó con una pistola de 9 mm también lo hizo con una de las ballestas, la cual le acercó al elfo- Parece bastante apropiada para ti. Y es ligera. -escuchó al mismo hombre llamarle desde mas allá. Dejando atrás la ballesta atendió a su llamado y escuchó una vez mas sus explicaciones. Al parecer sería quien le enseñaría a disparar aquella tarde junto con la supervización de Bernardo cuando decidiera darse un paseo para ver progresos.

Se colocaron cerca de donde comenzaba el bosque, a unos buenos metros del tronco que hacía de diana. Sobre este tres botellas de cristal color verde. Con el pie, su acompañante había trazado una línea en la tierra del suelo, teniéndolo como límite para avanzar cuando disparase. Queriendo una primera impresión de su puntería, le dejó libertad para disparar al primer objetivo. El esclavo acabó acertándole al tronco.

-Chs... -bajó al humeante pistola y arrugó la nariz. Siempre había sido bueno en peleas callejeras, y el estar utilizando ahora armas tan “recatadas” como aquellas le resultaba extraño, aunque útil.

-Los hombros hacia atrás. La cadera recta. -su acompañante (no sabía cual de los dos era) le dio una palmada en la cintura y posó la mano en su hombro para que no inclinase el cuerpo hacia delante. Le levantó los brazos en dirección a la diana- Tienes que acostumbrar las manos a la vibración del disparo y sostener bien la pistola por el impulso de la detonación. Tomate tu tiempo.-susurró al final y se alejó un paso de él.

Cuando Riki volvió a disparar un par de pájaros salieron volando de la arboleda del bosque. Pero la botella verde seguía en su sitio.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prácticas (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 21, 2011 12:01 pm

Suspiro. Pero no pesadamente sino con una sonrisa en los labios. Parecía feliz de estar allí, sentado en una silla plegable, debajo de un árbol, a la sombra y con una limonada fresquita en la mano riendose de las palabras del moreno.... Si, podéis llamarlo vago, pero es que los gemelos ya habían comenzado con las clases de tiro, por lo menos con Riki ya que Rokuta no parece muy entusiasmado con eso de manejar un arma.

-Bernardo-sama-
apareció a su lado uno de los chicos. - ¿No cree que usted también debería practicar?-
- Mmmmm...... no. La verdad es que con el calor que hace no me apetece mover...- cortó la frase al ver como a aquel hombre con gafas de sol se le arqueaban los labios hacia abajo en una mueca de disgusto y enfado. Y, personalmente, no creo que a Bernardo le agradase enfadar a un hombre que le saca unos diez centímetros de altura. -Si, si. Ya me levanto, ya voy.- con desgana se incorporó encaminándose hacia la armería improvisada que estaba en el suelo.
Daremos por descontado que el peliverde ya había tomado algunas clases de tiro.
Tomo una Pistola Colt M1911A1, se colocó al lado de Riki y disparó rozando el costado de una de las latas la cual cayó. Bajó el arma con cara de desilusión -Tengo que ir a que me gradúen de nuevo las gafas- ¡mentira! Lo que pasa es que él tampoco es muy bueno. Y os preguntareis ¿porque le dio a todos los malos cuando atacaron la mansión? Pues porque la adrenalina produce milagros y la vista y reflejos del peliverde mejoraron durante el tiempo que duró el ataque.

-Ven aquí Rokuta y tráete la ballesta- le hizo un gesto con la mano para que se acercase. -Ya que Riki ha elegido un arma para ti, por cierto muy bien elegida, vamos a darle uso. A Rokuta sólo le falta crecer para parecer un elfo de los bosques...¡!- dio un respingo - ¡Ya lo tengo! Te voy a comprar la ropa de elfo del Señor de los Anillos- cuando el rubio estuvo cerca lo abrazó con todo el cariño del mundo -Vas a quedar más mooooooono- le soltó carraspeando para volver a recuperar la compostura.

-Bien. Este arma es más ligera porque esta hecha de aleación de aluminio ya que se trata de un arma para profesionales. Para que veas la única diferencia con las pistolas, a la hora de utilizarla, es que los proyectiles no son lo mismo. Las pistolas llevan balas y las ballestas flechas pero el resto es igual- se acuclilló al lado del rubio. -Ves. Aquí tienes el seguro. Has deponerlo siempre y cuando termines de usarla. Aquí se coloca la flecha- Bernardo iba señalando las diferentes partes del arma y se ponía de pie - Ten cuidado. Los dos debéis tenedlo. Siempre debéis tener en cuanta que el arma tiene el seguro puesto, mientras no la estéis usando que esté apuntando al suelo o mantenedla descargada. ¿Habéis entendido? No queremos a nadie muerto el día de hoy.- este discurso lo dijo seriamente hasta que... - ¡Un lanzagranadas! ¿Puedo probarlo?- lo señalaba entusiasmado con una sonrisa de niño en la boca.

-¡NO!- le gritaron los gemelos a la par. A lo que Bernardo contento con un: “jo” asomando el labio inferior hacia afuera.

El mafioso volvió hacia Riki y se puso tras de él. -¿No tienes experiencias con armas de fuego? Que extraño. Y eso que estuviste mucho tiempo viviendo en las calles.- Estiró el brazo poniendo su mano debajo de las de Riki, el cual sostenía el arma. Colocó su mentón en el hombro derecho del moreno. -¿Hacia donde apuntas?- cerró un ojo. Bernardo movía las manos que sostenían la pistola para corregirle. - Si quieres darle a la lata debes tener en cuenta que la bala creará un arco. Así que no puedes apuntar al centro del objetivo, si no un poco más abajo para que el proyectil acierte.- se separó del joven. - Rokuta inténtalo tu también que me pica la curiosidad. Nunca he visto disparar con ballesta- sonrió al menor.

Se dio la vuelta para encaminarse de nuevo al árbol pero los gemelos le impidieron el paso provocando que un sudor frío naciese en la nuca del peliverde. Volvió sobre sus pasos, colocándose a la vera del rubio pegó un par de tiros más resquebrajando una botella roja de cristal en añicos.


(off: perdoooooooooooooon. No se me ocurre nadaaaaaaaaa)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prácticas (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.