Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm

» Ficha de Ukyo
por Ukyo Vie Dic 06, 2013 7:47 pm


"God Is In His Heaven..."

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"God Is In His Heaven..."

Mensaje por Invitado el Jue Jun 30, 2011 5:01 pm

Eran casi las 2 am y su labor aún no finalizaba. En esta ocasión el moreno debía acabar con la existencia de un viejo demonio que había escapado de la tienda de mascotas matando al encargado. Era de gran tamaño y con una pinta de gamberro, sin embargo sus habilidades físicas eran patéticas comparadas con las del cazador. Gracias a esto, a Hei le había resultado sencillo herirlo de muerte y ahora sólo tenía que seguirlo para arrancarle la cabeza y así poder dar por terminado el trabajo. Desconocía el número de cadáveres que había carbonizado en lo que iba de la semana.

El cazador avanzó por las callejuelas tras el demonio, éste apenas podría arrastrarse, pero había tenido la fuerza suficiente para quebrar uno de los enormes ventanales de una iglesia católica y colarse al interior dando un salto desesperado. Por suerte el edificio se encontraba vacío, al parecer el padre se hallaba exorcizando gente o tal vez adorando figuras religiosas aparecidas en los árboles del vecindario. Hei subió una ceja, era fácil ver sus reacciones dado que se le había partido a la mitad la máscara por un golpe del demonio. Frió con electricidad el sistema de seguridad de la capilla y abrió de par en par el portón, no tenía intenciones de pasarse jugando la noche entera.

Una vez dentro, pudo distinguir un camino de sangre que terminaba en el confesionario del fondo. El demonio estaba acorralado, Hei podía oler su miedo, su enojo y sus intenciones por lanzársele al cuello en cuanto tuviera la oportunidad. El joven chino miró el escenario con un semblante de indiferencia y se sentó en una banca de la entrada, La situación era un completo cliché - sal ahora y te daré una muerte sin dolor, no tengo intenciones de destruir la iglesia - masculló con voz fría y se cruzó de brazos. Detestaba matar, mas debía hacerlo si quería encontrar a su hermana.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.