Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revivimos? [Anuncio Global]
por Cassian Jue Oct 18, 2018 12:59 pm

» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm


Manifestación/Rescate ( Mibu )

Ir abajo

Manifestación/Rescate ( Mibu )

Mensaje por Invitado el Dom Mar 20, 2011 12:27 pm

Pasear. Eso era lo que hacía por esa zona, era muy común en él estar por allí en sus tardes libres. ¿Por qué? Sencillo, era el lugar en el que los mercenarios, mafiosos, y gente con malas intenciones habitaba, y por supuesto trabajaba. Los malditos solían raptar pets, y también humanos pata llevárselos como esclavos. Era horrible, y jamás lo permitiría, en su vida. Seika era una persona con las cosas claras, estaba muy seguro de lo que hacía, deseaba proteger, salvar aquellos que estaban en esas condiciones. No entendía, como en una ciudad como Tokio podía existir tal degradación, supuestamente estaban avanzados, pues no, eran cerrados de mente, fríos, ¿nadie se daba cuenta de que estaban explotando a las personas? Abusos sexuales, violencia, malos tratos, eso era lo que les esperaba a los pobres que acabaran en las garras del sistema propio del mercado. Odiaba ver como los ciudadanos no hacían nada, como se quedaban mirando o participando de la situación. Por ello, buscaba fallos, cosas para demandar, para hacer manifestaciones, luchar contra todos el solo, no importaba mientras los demás estuvieran bien, mientras los derechos humanos siguieran en pie.

Las calles eran oscuras, no era muy tarde, pero aún así escaseaba la luz, era una zona muy poco cuidada, se notaba en los restos de basura, en la mugre de las esquinas, era un ambiente peligroso, las paredes estaban con carteles arrancados, pintadas con nombres extraños y cosas obscenas, muy barrio bajero, poca gente solía pasarse por allí aparte de los que residían y los que se perdían en la ciudad. Ahora mismo tenía una pinta un tanto sospechosa, no quería resaltar, por ello parecía ser un drogadicto, o algún joven sin mucho interés en la vida. Tenía unos pantalones anchos, se le caían bastante, pero gracias a dios poseía un cinturón que los agarraba lo suficiente para que no cayeran al suelo, eran vaqueros y gastados, nada nuevos. Después una camiseta que más bien era un harapo, y para terminar una sudadera con una capucha enorme que tapaba su cabeza, ocultando parcialmente sus ojos. Aún con todo ese disfraz, no se podía evitar ver atractivo en el joven, pues su cuerpo y rasgos eran bastante llamativos y agresivos, con mucha seguridad para tratarse de alguien abandonado o derrotado.

Todo estaba desierto, ni un alma, cosa que le preocupaba, sus pies fueron ligeros para avanzar, asegurándose de que no pasaba nada, pendiente de los sonidos, para saber si había gente cerca. Efectivamente, dio su fruto, pudiendo escuchar una conversación.
Eran dos voces, ambas adultas y maduras, se tornaban brutas y con poca expresión, pudo deducir enseguida que se trataban de dos malas bestias, por su vocabulario obviamente.
-¿Lo has conseguido? El material no es malo, podremos venderlo, aunque no sé si con mucha facilidad, últimamente la gente solo compra los lindos para meterles la polla por el culo.
-…Joder.. ¿y quien no se la metería? Si, si, lo he conseguido, está sedado, lo tengo en el auto, me lo llevaré pronto a la celda y lo mantendremos drogado, es muy agresivo, menos mal que tenía mi arma a mano.
- ¿Le has herido?
-Solo le corté, para que se estuviera quieto, pero se curará.
-Sabes que no debes dejar cicatrices hijo de puta
Dios, menudo arsenal tenía allí, por fin, de varios días, lo tenía. Conseguiría pruebas, para eso se había traído la cámara, y por supuesto, rescataría al pobre del que estaban hablando. Si, era un maldito crío, pero muy impulsivo, quizás estuviera loco, pero se dejaba llevar por unos ideales.
Arriesgado, incluso para su vida, pero el menor no pesaba en ello, era una de dos, inconsciente, o un suicida






Spoiler:
Disculpa que sea corto, tenía la inspi un poco fuera de juego. Un beso mon~¡

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.