Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm

» Ficha de Ukyo
por Ukyo Vie Dic 06, 2013 7:47 pm


Elíseo [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Elíseo [Privado]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 10, 2011 2:59 pm




Para los gustos mas extravagantes, alquilar un jardín botánico para una simple cena era quedarse cortos. Comer al aire libre, en una noche cuajada de estrellas y con una buena compañía hacía que valiese la pena invertir en aquel paisaje tan rural, a la par que hermoso y elegante. Sin embargo, y aunque fuera una de sus primeras opciones, la compañía que recibiría no era tan común ni, mucho menos, merecedora de pasar frío mientras degustaba un buen plato. El Jardín Botánico Jindaiji tendría que esperar hasta después de cenar, ya que no tenía intenciones de despedir a tan valioso invitado tras pagar la cuenta.

Hiroyuki Asai, actual líder de la familia de mafiosos Asai -tomando el relevo de su “accidentalmente fallecido” padre- había dispuesto todo desde tempranas horas de la mañana. Había atendido sus negocios pertinentes, había dejado a buen recaudo a sus dos esclavos -los cuales casi no le habían dejado levantarse aquella mañana- y se había dado el lujo de divagar sobre cuales serían las mejores opciones para recibir al joven de los Tze; cuya cautivadora y andrógina belleza era tan impactante como el escenario que quería elegir para él. No quería parecer demasiado forzado, ni mucho menos presumir de su pequeña fortuna. Por suerte al medio ruso solían salirle las cosas tan naturales como manaba la malicia de su persona.

-Hemos llegado, Boss -la voz del americano, actualmente su chófer y demás cosas que prefería no compartir le sacó de sus pensamientos. Estaba imaginando claramente como la figura de su invitado aparecía, arrastrando los bajos de un kimono color carmesí y gesticulando suavemente antes de tenderle una aterciopelada mano, la cual sin duda invitaba a ser besada...

-Gracias, Donovan -salió del Jaguar, apoyándose en la puerta antes de erguirse, mirando la tradicional entrada del restaurante que había elegido. Iba vestido con una clásico traje de marca italiana color negro, con una chaqueta de solo dos botones que tapaba una camisa blanca y resaltaba un fino pañuelo plateado alrededor del cuello. Por encima de los hombros, una gruesa chaqueta con bordes de plumón-. Espero no haber llegado el último o dejaría una mala impresión de mi~ -rió por lo bajo antes de mirar al chófer, que le hizo una reverencia antes de dejarlo marchar bajo el arco que formaba el tejado.

El Hamadaya era conocido por su servicio y buena comida. Era un restaurante tradicional con gran variedad de platos y con una gran devoción al hacer cada uno de ellos. Tenían unas presentaciones exquisitas y un ambiente acogedor e íntimo que le había parecido de lo mas idóneo para aquel encuentro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Elíseo [Privado]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 13, 2011 12:33 am

Atizbaba una somera y poco marcada sonrisa entre su blanquesino rostro, mientras meditaba sobre el par de palabras que el Shizui Asai habia cruzado con el el dia anterior en tan efímero encuentro. Lo había invitado a cenar en un lugar de los mas cotizados en aquella ciudad; sin perder memoria de los exquisitos gustos de aquel ruso, tan solo repetia para mi mismo las palaabras “No se podria esperar menos de el” en su mente... Durante su ausencia no habia conseguido mas que pensar en aquel ruso una y otra vez. Nunca, ni una sola persona le habia hecho padecer aquel dolor tan amargo en tan poco tiempo. En su prqueño y egoista mundo, separarse de aquel, no era una opcion. No hallaba la hora de verle de nuevo.

Vestía un deslumbrante kimono color violeta, luciendo el cabello suelo, entre el fulgor de su rojiza mirada, sabiendo de sobremanera, como gustaba aquel de este tipo de vestuarios. Aquel kimono rojo que este le habia regalado, era un preciado objeto para el, y se conservaba delicadamente en su mansión, entre una vidriera de cristal, al cual miraba todos los dias con cierta melancolia, la cual guardaba solo para el. Había perdido la nocion del tiempo entre aquel auto negruzco. El conductor había bajado la marcha al conducir entre las veredas. El maldito camino se le hacia infinito. Entre su rostro, guardaba una expresion calma y una mirada baja, sin saber mucho siquiera porque lo hacia. Principalmente pensaba, en que le diria. Se estaba comportando como un estupido.
Aquel auto se detuvo por completo y no dijo ni una sola palabra. Al abrirle la puerta su chofer personal, y dos de sus asistentes, escoltandole hasta la entrada, dejo ver la purpurea tela que le vestía, entre el madero sonido de un par de getas de bambú. Bastante ligero, con la mirada soberbia, y algo nervioso entre su delgado cuerpo, ahora al observar la imponente entrada de aquel sitio tan hermoso. Arrebatandole de inmediato una pequeña sonrisa que no pudo ocultar con disimulo, al sentirse bastante especial, intentando guardar la compostura de nuevo, mientras seguía con el paso calmo un largo pasillo de columnas rojas sintoístas. Buscaba su rostro ansioso en cualquier rincon, ocultando perfectamente aquel nerviosismo suyo bajo un fajin colorido y unas cuantas telas color violaceas.-

Comprendio entre un par de flores lo mucho que lo habia necesitado; mientras apenas se percataba de sus escoltas tras de el. Arrastraba el largo de una oscura tela que cubria parcialmente sus pies, adentrandose hacia un gran salon ornamentado acorde con la ocasion, y en el fono de este, aquella figura de largo cabello que tanto habia buscado. Esbozó la mirada hasta el piso, mientras las manos, dentro de aquel par de mangas se tornaban mas que frias al ver al otro, con la misma mirada calma que le recordaba, ahora vestido mas occidentalmente, se seguia viendo igual de apuesto... Sus ojos llenos de emocion se detuvieron por un instante al verlo, casi rayando en la pena.-


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Elíseo [Privado]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 25, 2011 8:10 pm

Era irónico como el tiempo podía parecerle trágicamente lento estando a la espera de su acompañante. No podía evitar pensar que en cualquier momento haría acto de presencia atravesando el arco de la entrada y volviéndolo a deslumbrar con su gracia y sus gestos...

¿Impaciencia? Hiroyuki no era un hombre que pecara de impaciente. Quizás ansioso por volver a ver aquel rostro hermoso, enmarcado con un cabello lacio y brillante y una tez perfecta. En todo aquel tiempo de trabajos en los bajos fondos no había tenido la ocasión de ver algo que realmente le inspirase, y aquella noche pensaba saciarse. Aunque, tratándose del joven Tze, no creía poder hacerlo. Era una adicción demasiado grande la que había desarrollado por aquel muchacho.

Apenas estaba pensando en preguntarle al encargado de la reserva como habían ido los últimos preparativos acordados cuando escuchó el continuo zapateo de un calzado que sin duda precedería a su invitado; y cuya presencia estaba seguro que destacaría mucho mas que los parterres con flores de la entrada. Liang Tze, tras un momento de quietud y observación, recibió la mirada del ruso, que tras gesticular en una conversación con el encargado había quedado con el brazo alzado a ras del costado. Un respetuoso silencio se había instalado entre ambos, como si cada uno sospesara el como saludar o admirase profundamente a quien tenía delante. En el caso de Hiroyuki, era mas lo segundo que lo primero.

-Impresionante -salió de sus labios, esbozando una sonrisa sutil con su característica malicia incontenible. Giró el cuerpo, despacio, mientras bajaba el brazo y daba unos pasos al frente de manera solemne. No quería romper el agradable espacio que había, pero tampoco quería conservarlo por mas tiempo. Contradictorio como siempre-. Dobro, Joven Tze. Una vez mas me alegra la vista y calma mi espíritu -tomó una de sus manos, haciendo un hábil gesto con los dedos antes de levantarla, dejando que luciera la tela del kimono morado y contrarrestara con la piel blanca de su muñeca. La besó, presionando los labios bajo sus nudillos, entrecerrando los ojos en aquel fugaz instante que duró su acercamiento.

>>Permítame decirle que logra sorprenderme cada día que le veo -le miró-: su belleza siempre resalta sus virtudes interiores; según desde mi punta de vista puramente objetivo -siseó en una risilla-. ¿Será la primavera~?

Volvió a girarse, sin soltar su mano, señalando con el brazo contrario a la construcción que les esperaba mas allá. Quería dejar atrás el salón, el jardín y disfrutar al fin de la velada, la comida y, sobretodo, de la compañía.

-Le guiaré con gusto -miró de reojo tras Liang-. Con el permiso de sus escoltas, claro~ -su mirada decía claramente que le importaba poco lo que pudieran opinar los otros, y fue algo que demostró instando a Liang a andar cerca suyo. Una habitación meticulosamente preparada les esperaba.



[*Ruso; "Bienvenido"]

Spoiler:

Interior~

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Elíseo [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.