Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revivimos? [Anuncio Global]
por Cassian Jue Oct 18, 2018 12:59 pm

» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm


[Libre] Cuarto Blanco

Ir abajo

[Libre] Cuarto Blanco

Mensaje por Invitado el Miér Ene 05, 2011 3:00 pm

Cerró el libro y se dispuso a levantarse para estirarse un poco. Ya había leído suficiente por hoy y estaba cansada de las historias de amor y una que otra estupidez que había en los libros que habían quedado amontonados en su biblioteca personal.

Murmuró algo y cerró las pequeñas puertas de la biblioteca mientras pensaba que debía ser bastante tarde puesto que todo estaba en silencio. De vez en cuando y durante el día escuchaba murmullos de los que pasaban frente a su habitación, pero era seguro que quienes pasaban adelantaban su paso, para no causarle molestias. Era bien sabido que a la demonio ámbar no le agradaban las visitas de otros en su cuarto.

Y tenía que admitir, que su habitación era la mejor del mercado negro, una habitación impecable y bastante cómoda, no fue fácil lograr tener las posesiones que ocupaban el lugar, pero sin embargo también sabia que no se las negarían, puesto que estaba allí por decisión propia, no le interesaba ser “vendida” o no, su primordial interés era encontrar alguien con quien entretenerse un buen rato, aunque ahora la espera se estaba volviendo extensa, y los sin fin de libros que tenían ya no le bastaban para matar el tiempo.

Suspiro, mientras limpiaba el lugar de forma minuciosa, dejando el candelabro de ultimo para que este se moviera de un lado a otro iluminando la habitación blanca, y los muebles de roble que la adornaban.

Volvió a su lugar, tomando otro de los libros de la mesa compañera, “Mas Alla”, un libro que relataba la historia de varios demonios…

Hannya, un ser de despiadada belleza..

Sonrió para sí, mirando las letras y un dibujo a blanco y negro en la pagina contraria, era “divertido” o por lo menos por ahora y esperaba que no la interrumpieran ahora que había encontrado algo interesante en aquellos libros.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.