Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Revivimos? [Anuncio Global]
por Cassian Jue Oct 18, 2018 12:59 pm

» Normativa a seguir
por Trapsus Sáb Jul 22, 2017 1:41 pm

» Declaro x3
por Héracles Lun Jul 04, 2016 1:09 am

» Imitation Black
por Leonardo McGolling Lun Abr 21, 2014 2:00 pm

» Cacería en las ruinas [Priv. Giovanni]
por Ryuichi Dom Mar 02, 2014 4:19 pm

» Perfil de Giovanni
por Kousaka Ryoumei Miér Feb 12, 2014 12:21 pm

» ¿Qué se supone que deba hacer ahora? [Privd.]
por Tetsuka Miér Ene 08, 2014 7:08 pm

» Hibari Kyoya
por Minoru Gray Mar Dic 17, 2013 6:50 pm

» Hatake Kakashi [sin terminar]
por Hatake Kakashi Sáb Dic 07, 2013 6:11 pm

» Sol , mar y ... (privado Hide)
por Eloise Lemoine Vie Dic 06, 2013 9:29 pm


Nueva mercancia

Ir abajo

Nueva mercancia

Mensaje por Invitado el Jue Dic 16, 2010 6:08 pm

__--Flashback--_

Ambas estaban peleándose, la reina con aquella espada que bien camuflajeada como un cetro estaba, y la otra chica con un machete cuyo filo yacía rojo por el sin fin de víctimas que tuvo, miles de soldados de la misma reina que fueron asesinados con aquel machete de manera brutal entre una risa maniaca y la presencia del mismo gato que solo se entretenía y disfrutaba del espectáculo que la niña aquella le estaba dando.

La reina enfurecida por los fracasos anteriores de sus hombres, la niña completamente maniaca, salida de control, psicópata por su afán de querer irse de ese lugar y sobrevivir a la sentencia de muerte que le habían impuesto en ese país desde que puso por primera vez el pie en la tierra. Ambas peleaban, un desequilibrio, el clima bien lo decía, y a lo lejos, otra pelea más, un conejo con semejanza a un humano, cuerpo humano y cabeza de animal, con las largas orejas elevadas y bien puestas, fijo en su presa y enemigo claramente, por los gritos de odio y resentimiento que salían disparados contra el felino, cabellera violácea y ojos amarillentos bien ocultos bajo sus cabellos mismos, una sonrisa cínica y burlona en los labios, una complexión delgada bien cubierta por sus ropas negras usuales, un collar negro y orejas así como cola de gato, violáceas igualmente, en la oreja derecha, la punta era faltante y más abajo en la misma oreja una arracada era decorativa de su aspecto, dos peleas al tiempo, un clima terrible, truenos, tormenta sin lluvia al ser un lugar cerrado, el castillo donde reinaba aquella mujer de la corona y sonrisa psicópata, deseosa de matar a la otra muchacha, que sonreía maniaca y con deseos igual de asesinar a su verduga.

Ambas, mujer y muchacha se lanzaron al golpe final supuestamente, al tiempo que igualmente, conejo y gato se abalanzaban el uno al otro con intención de ver quien resultaba victorioso en aquellas peleas, las definitivas, no obstante, el choque de armas de las dos mujeres no serían más que las causantes de un desequilibrio total, la gobernante no pudo controlarlo más, o no se supo bien que fue el causante y la gota que derramo el vaso para producir lo que se produjo y que interrumpió la pelea entre los ''animales''. Un vortex entre truenos que caían de las nubes internas en el castillo se formó, un profundo portal con una oscuridad tremenda al interior, mujer y reina caían agotadas, a saber quien mató a quien o si ambas yacían sin vida ahora en el suelo, el gato, aquel felino miró el vortex con intriga, su sonrisa incluso se había borrado y se adoptó más a curiosidad que otra cosa, no obstante, ¿qué fue del conejo?...a saber, solo supo que era de el cuando sintió el rose en la espalda; volteó y no era más que el conejo con ese mirar rojo penetrante que le golpeaba inesperadamente, lanzándole directamente al vortex aquel, la succión fue tal que ni siquiera sus garras permitieron quedarse en el castillo, sus ojos en ese momento fueron visibles, y era sorpresa, pues no esperaba que el otro le hiciese una jugarreta tan sucia, lanzándole a ese sitio, terminó succionado por el vortex, la oscuridad lo inundo y luego; no supo más.
--------------Fin de Flashback--------------



Frió el lugar, húmedo también, todo estaba oscuro y meramente los sollozos de aquellos condenados eran audibles, aunque pronto estos se agotaban de mal gastar sus voces, en vez de llorar debían pedir por su vida y que hubiese un futuro para ellos, algunos, los que se callaban, lo comprendían y preferían ahorrarse las fuerzas de malgastar saliva en lloriqueos inútiles, otros más, rogaban y lloraban que les soltasen a la nada, pues en ese momento, el lugar estaba completamente vacío, ningún guardia ni encargado estaba.....nada...

Celda sucia y solitaria en la cual un frió extremo se presentó, inundándo las celdas cercanas, más la que yacía enfrente con un huésped, mismo que al sentir el tremendo frió no hizo más que arrullarse en una esquina de su celda, hecho un ovillo como inmunda rata sucia que era, en el interior de la vacía habitación, un trueno y seguido, un portal negro y oscuro completamente en el interior, un vortex se abría, y de este un cuerpo caía al suelo quedándo inmóvil ahí, mientras el medio por el cual había llegado ahí, se cerraba nuevamente, desapareciéndo y volviendo todo a la normalidad, el frió igual, el cuerpo quedaba entre las penumbras, en la oscuridad, pues las luces habían sido quitadas como en las prisiones, a cierta hora, y serían encendidas igual a cierta hora, del día siguiente claro estaba.

Mientras ese tiempo pasaba, el cuerpo ni siquiera se movía....¿para qué?...o mejor dicho ¿podría?...

Mañana en ese calabozo, las luces encendieron nuevamente y dejaron ver a cada prisionero en su celda, sucios y mal atendidos, algunos con enfermedad seguramente, y el nuevo huésped...¿qué era de el?...seguía tumbado en su celda, pues el viaje hasta ahí no había sido nada placentero, y menos por que en el momento que tomó el viaje, había sido golpedo y al entrar al vortex, desmayó total que sufrió, quedándose así durante todo el viaje. Un leve quejido, indicando que seguía vivo, respiración igualmente, uno de los guardias, matutino en turno se aparecía por ahí para hacer el inventario de los prisioneros; ya sean maleantes que llegaron ahí por error, sujetos que habían sido condenados o capturados para ser puestos a la venta como Pets, como fuese y cual fuese la razón, siempre se hacía un inventario de lo que había en cada celda de los calabozos, el hombre pasó frente a la celda del nuevo inquilino y notó que este no yacía archivado ni nada similar, por lo cual se asomó para ver al preso aquel.

Notó las prendas negras y el cabello violáceo, así como las orejas y cola de gato que poseía, a lo cual inmediatamente aludió que era un nuevo pet, apenas se movió un poco medio integrándose cuadrúpedamente, suspiró el felino y escuchó las palabras ''Nuevo Pet...mandar a adiestramiento inicial''...sus orejas se sacudieron y elevaron sobre su cabeza, curioso, el hombre se iba para dar el informe del recién llegado, elevó un poco el rostro y sus cabellos como siempre, taparon sus ojos, no dejando que se viesen estos, no sonreía como solía, pues estaba algo confundido.

No sabía donde estaba; no recordaba cuanto tiempo estuvo en ese vortex; en el cual pudieron ser horas, días, meses...incluso años y el ni en cuenta de ello, quería entender bien, y por dentro de la misma manera, por dentro, en su mente; maldecía a ese estúpido conejo blanco. Intentaba ponerse en sus sentidos para poder salir de aquel lugar e ir en búsqueda de aquel conejo maldito que le había causado problemas, no obstante jamás contó con un golpe, dolor, y luego, otra vez la nada, sombras nuevamente; le habían noqueado por las espaldas y el....ni siquiera se había percatado ¿qué tan mal estaba para no darse cuenta?...

Días...horas, meses...años...¿cuánto tiempo había pasado desde que perdió el conocimiento?...no recordaba, solo tenía en recuerdo esos sujetos, y de la nada...un dolor agudo en la cabeza, dolor en el brazo, una sensación de cansancio...agotamiento y luego, oscuridad, nada, estaba completamente dormido...¿o era inconciente?....

Voces, escuchaba voces ''oye, traelo para que lo vean los clientes!''...vozes mezcladas y demás, pudo entre abrir apenas los párpados, mirando a su alrededor, borrones...manchas...era la visión que tenía el felino apenas duras... ¿dónde estaba?...escuchaba más voces aún ''mira...'' ...''¿de dónde lo sacaron?''...preguntas de ese tipo sin respuesta, que no escuchaba al hombre de la primera voz decir algo que no fuese que estaba en venta, ¿en venta?...¿qué le veían cara de mascota o algo así?...intentó ponerse en pie pero no pudo, apoyarse con las manos y tampoco, estaban estas sujetas contra su espalda con cadenas. Cabellos morados impedían verse sus ojos, vestimentas completamente negras, almenos lo habían dejado con la ropa para el frió por que otro tipo de arapo no traía y menos se pondría por supuesto. Un par de orejas en su cabeza, moradas, así como una felina cola igual morada, indicaban que no era un humano y se notaba a leguas aquello por supuesto.

Gente miraba con cierto grado de interés, pero no parecía que alguno fuese a comprar al felino, el cual, veía borroso ...por las toxinas que le habían adentrado al organismo y lo tenían un tanto bruto....

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.